Snacks, Bocados de una revolución

 

 snacks_bocados_revolucion

El pasado  25 de mayo se estrenó en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España el documental “Snacks, Bocados de una revolución”, con la presencia de  algunos de sus protagonistas: Ferran Adrià, Joan Roca, Juan Mari Arzak, Carme Ruscalleda,  Quique Dacosta, Paco Perez, Ángel León y Dani García.

En el documental de casi 50 minutos estos y otros chefs como Berasategui, Aduriz, Subijana, Massimo Bottura o Gaston Acurio, junto con periodistas y gastrónomos como Pau Arenós, desvelan cómo enamoró al mundo aquella brigada mágica, a través de conversaciones relajadas en sus entornos habituales; reflexiones a menudo en tono retrospectivo sobre sus logros, sus sueños, la dignidad de la profesión de cocinero, la incomprensión de este tipo de cocina o sobre su posible  evolución y futuro.

La revolución se materializa en poco menos de tres décadas (nunca tanta vanguardia en tan poquísimo tiempo) comenzando en una especie de generación espontánea en el País Vasco con aquellos primeros Juan Mari Arzak, Pedro Subijana o Karlos Arguiñano y años después en Cala Montjoi con Ferrán Adrià, iluminado entre los iluminados. En paralelo con ellos Berasategui, Roca, Ruscalleda desarrollando su propio mundo gustativo o o los más jóvenes relevos como Quique Dacosta, Angel Leon o Dani García, de inagotable fuerza creativa. Como si de vanguardias pictóricas del siglo XX se tratara, todo en común, nada en común. En común el corazón, luego el corazón  y después el corazón, unido a la ilusión, la dedicación y un punto de locura, inconsciencia y espíritu transgresor. Impresionismo culinario, abstracción bien entendida, surrealismo descarado, pop art en los colores y los sabores. Diferencias todas, entre unos y otros. Frescura en los paisajes con Dacosta, mar y más mar con Angel Leon,  divinos trampantojos con Dani….

Su generosidad infinita a la hora de transmitir sus planteamientos, técnicas e innovaciones ha permitido potenciar la creación culinaria en otros países, en varios continentes, en una especie de ondas de agua infinitas. Imitados hasta la saciedad, dentro y fuera de nuestras fronteras, la imitación no deja de ser uno más de los vehículos que han expandido la cocina española en sentido amplio por todo el mundo. El principal vehículo, por supuesto, son ellos mismos. Embajadores más entregados no podíamos tener.

Ellos son los artífices de la cocina tecnoemocional, término acuñado por Pau Arenós para definir un movimiento culinario mundial de principios del siglo XXI nacido en el Bulli, formado por cocineros de distinta edad y tradición. El objetivo de los platos es crear emoción en el comensal y para ello se valen de nuevos conceptos, técnicas y tecnologías.  Artistas-creadores capaces de generar  momentos profundamente sensoriales en torno a un plato, incitadores de sensaciones, alborotadores de los sentidos…….

No creían que podían cambiar el mundo pero lo hicieron (cuenta Joan Roca), no soñaban llegar donde llegaron (Ferrán Adrià), prohíbido prohibir (Ruscalleda), lo peor es la indiferencia (Aduriz), la gastronomía sirve para algo más que abrir restaurantes y dar de comer (Paco Perez); son algunos de sus comentarios y resumen una filosofía de trabajo y una forma de entender la cocina. Ellos llevaron a cabo una revolución  pacífica, gracias a una mezcla de atrevimiento y razonamiento empírico, locura y cordura, respeto y perturbación, del producto, de la tradición, de las ideas preconcebidas. Terminando por aplicar la ciencia a la cocina, como una manera más de contribuir no solo a la evolución, sino también a la vida saludable.

Lejos quedaron las acusaciones del fallecido Santi Santamaría; ya  hace tiempo quedó  demostrado que aquellas imputaciones carecían de todo fundamento y han sido superadas y olvidadas. Aunque nunca está de más reivindicar y defender con pasión este tipo de cocina, en una doble línea de defensa: por un lado atajando la creencia, generalmente en personas que no frecuentan  este tipo de restaurantes, de que se sale con hambre (¡la ignorancia siempre es osada!). Y por otro lado, contrarrestando las insinuaciones de uso de aditivos y química, en un sinsentido absurdo y pobre, plagado de informaciones erróneas o interesadas.

En el documental no están todos los que son pero son todos los que están. Forman parte ya de  la historia culinaria de este país y seguirán haciendo historia. Por su humanidad, por su genialidad, por su sencillez, por su conciencia, por su humildad. Por la revolución serena y constante (superando con creces la que supuso la Nouvelle Cuisine), revolución, que difícilmente se volverá a producir ni en otra parte del planeta (aunque Joan Roca deje esa posibilidad abierta).

        Dioses sin olimpo……… muchas gracias.

 

MYRIAM GARRIDO

OBULATO Y SEXTO SENTIDO. FERRAN ADRIA EN LA FUNDACION TELEFONICA

Matador-Ravioli-que-se-va1                                           A los que no creen sin conocer…..

 

Es sobradamente sabido por todos los que me conocen un poco mi admiración por Ferrán Adrià y mi defensa, apasionada y vehemente, de su trabajo. Y que  el origen del nombre de este blog está en el descubrimiento de su cocina, hace ya más  de 10 años.  Dos inolvidables cenas en su restaurante de Cala Montjoi y mucha lectura posterior en medios de prensa y libros dedicados a su forma de ver el acto de comer (incluidos recetarios), la gastronomía y su proceso creativo, no han hecho más que acrecentar mi firme convicción de que estamos ante uno de los grandes genios de la historia en materia de revolución gastronómica y culinaria. Cuando no el más grande, pese a los indiscutibles cocineros predecesores de nuestro país vecino en los dos últimos siglos y especialmente la segunda mitad del siglo XX. Un genio equiparable al Picasso que el propio Adrià hubiera elegido conocer….

La exposición  permite distintas  lecturas. Cada visitante verá lo que quiera ver y aprehenderá lo que más se acerque a su universo personal. Desde luego, como reza el título, está centrada en el proceso creativo y su posible aplicación a otras disciplinas. La organización del espacio expositivo es perfecta, uno puede detenerse o seguir, no es necesario un empacho, que por otra parte sería absurdo sin una verdadera predisposición a intentar comprender. Comprender el proceso de creación,  en este caso de un plato -desde el momento primigenio de la investigación y el estudio-  y comprender el plato en sí, “traspasando” nuestras prevenciones hacia la alta cocina, que como en otras facetas de la vida no son más que desconocimiento, desconocimiento prepotente, en ocasiones. Por eso, invito a ello…….a comprender……..

Sirva la “comprensión” de la exposición, entre otras cosas, para descubrir términos culinarios, algunos asociados erróneamente a la cocina con productos químicos y por lo tanto a despreciar, ¡como si la cocina no fuera pura química en su esencia y por definición!. En este punto es especialmente ilustrativo, por ejemplo, la parte relativa al proceso creativo de la receta de nombre “ravioli que se va”, famoso y representativo plato que tiene su origen en el obulato, un producto natural de origen japonés.

“El obulato es una pasta fina, insípida y transparente de fécula de patata, lecitina de soja y aceite de girasol. Ferrán Adriá descubrió este producto en un viaje de Japón, uno de los lugares cuya tradición culinaria más ha influido en la cocina de elBulli. Allí, ese material se utiliza para envolver las medicinas. El obulato se disuelve al entrar en contacto con un líquido, característica que hace de este producto algo único. El “Ravioli que se va” es un juego de variaciones sobre un ingrediente central: el piñón. Cada ravioli tiene un relleno diferente: praliné de piñones tostados, praliné de piñones crudos y aceite de pino con piñones tostados. La tapa se acompaña de una infusión de piña de pinoverde. Para degustar este plato hay que sumergir cada ravioli en la infusión e introducirlo inmediatamente en la boca, donde, al instante, se libera su relleno, sorprendiendo al comensal”.

 Sirva también la “comprensión” de la exposición para conocer el trabajo incansable y, en mi opinión, no siempre lucrativo y casi siempre desconocido por el gran público de este “alquimista” discretísimo y prudente siempre en sus afirmaciones, a lo largo de casi 30 años de profesión. Un trabajo arduo en pos de la innovación, a partir de la investigación, la renovación, el replanteamiento de los conceptos,  la revisión, la documentación profunda y pormenorizada y el cuestionamiento constante del producto y las elaboraciones. Porque el proceso creativo es, entre otras muchas cosas, hacerse preguntas.

Las aportaciones de Ferrá Adrià a la evolución de la cocina son incuestionables, difícilmente superables y han creado auténticas escuelas de cocineros , sentando nuevas líneas de trabajo, gracias entre otras cosas a su extrema generosidad a la hora de transmitir sus conocimientos. Y aún dice Adrià “lo que mas me gusta de mi trabajo es que no es un trabajo”…..

 Con este tipo de cocina, “la comida se convierte en una experiencia. De ser una necesidad vital, o un acto social y placentero desde un punto de vista sensorial, se pasa a una experiencia en la que interviene el llamado sexto sentido. Esto significa que el intelecto pasa a tener una participación importante, a partir de elementos como la ironía, la provocación, la sorpresa, el juego, el engaño, etc. El cocinero no solo tiene que trabajar con ingredientes materiales o con asociaciones sensoriales, sino con elementos que no son tangibles y que solo pueden captarse mediante la razón.

Desde luego en mi memoria quedó siempre y se mantiene vívida la comunión que se produjo en  aquella cena de 9 personas algunas desconocidas entre sí  allá por el 2004 en el Bulli, con los camareros y el somelier entregados con la elegancia y el buen hacer que les era habituales, a un grupo extasiado cual místicos, perplejo, locuaz, exultante de placer gastronómico y excitado ante las emociones que se sucedían con cada plato. Placer sensual hasta el extremo…..

En el Bulli nada es lo que parece, el juego y el trampantojo y la sinestesia son elementos fundamentales de su técnica creativa; al igual que en otros platos recogidos en el catálogo de elBulli, como Deshielo, donde los primeros brotes de diferentes plantas surgen de una capa helada, plantea al comensal una reflexión sobre lo efímero”. Lo efímero, el paso del tiempo, la fugacidad……. Uno de los grandes motivos de la historia de la pintura….. aunque esto (las conexiones entre ambas disciplinas y si la cocina de vanguardia tiene similitudes con el resto de las artes), sería objeto de mil reflexiones. Yo creo que sí.

          MYRIAM GARRIDO

 

 

Mas información en la web del Espacio Fundación Telefónica:

http://espacio.fundaciontelefonica.com/ferran-adria/

y para los muy interesados……….

http://espacio.fundaciontelefonica.com/wp-content/uploads/descargas/1416411824-ParaSaberMas_Adria%20(2).pdf

 

 

 

 

ALGUNOS DESCUBRIMIENTOS EN FILM & COOK ESTE PASADO “FINDE”

AmbienteSala@PabloOrtuño

Fotos @PabloOrtuño

 

Buenísimo sabor de boca, nunca mejor dicho, nos ha dejado este primer fin de semana de Film & Cook y antes de que tanta información nos invada los sentidos y nos  impida regir correctamente … os lo queríamos contar.  Por ejemplo:

– La cocina callejera de la ciudad de Méjico: los antojitos y sus mil posibilidades, los tacos (8 o 10 familias diferentes), como los de canasta o sudados, las quesadillas, no como las conocemos aquí si no las gustosas de sesos o de panza, los tamales, la guajolota (torta de tamal frito para el desayuno), las gorditas….

Y que mejor ponente para rematar que el chef  Roberto Ruiz del prestigioso restaurante Punto MX, en Madrid, donde la cocina mejicana con un punto meditérraneo tienen el mejor de los encuentros.

– Las innumerables propiedades de los chiles, que desde sus casi 100 variedades  diferentes, tanto en olores, como en sabores como en colores, sirven para el dolor de dientes, curan el asma, ahuyentan los malos espíritus y se encargan del mal de ojo….

– El desconocido Mezcal y el más conocido Tequila, refinados aguardientes para tomar solos o en cocktail, incluso para acompañar una comida completa y que empiezan a tener sus adeptos en nuestro país.

– La “herencia” del fallecido Santi Santamaría: su hijo Pau recupera de las libretas donde su padre apuntaba todo a sus proveedores de confianza, payeses a los que ahora Pau recoge sus sabrosas verduras, hortalizas o hierbas y distribuye entre los chefs que buscan un producto natural, fresco (no utiliza cámaras de frío) y directamente de la huerta. Entre otros los Roca, Paco Pérez o la familia Monje de Vía Veneto. Pau es capaz de recorrerse kilómetros para entregar un simple manojo de cebollino.

Con estas estupendas verduras, algunas  diminutas cuando no enanas como las casi invisibles remolachitas de las que se come hasta el tallo, Manel Jimenez , chef ejecutivo de Grupo Sagardi, nos preparó un delicioso sandwinch vegetariano aliñado con una vinagreta de crema de cacahuete, sabroso, sanísimo y rápido.

– La constancia, el buen hacer y el carácter sosegado del chef Ricard Sanz, de Kabuki Wellington y otros restaurantes, triestrellado Michelin, hombre afable y de discurso ameno que nos sorprendió con una versión de la clásica receta francesa del coq a vine, donde el pollo (que no gallo) se cuece en dos fases diferentes, para concederle más tiempo a los muslos y menos a las pechugas, obteniendo un punto más adecuado, casi crudo, de estas últimas.

Probablemente más de una persona y más de diez de entre el público hayan dudado de la excelencia de comer la pechuga de pollo casi  cruda, al estilo de un rosbeaf o un magret de pato, pero es bueno el debate sin duda.

Por cierto, que próximamente publicaremos la entrevista que nos concedió y hubiéramos podido alargar durante horas.

– El extraordinario trabajo de investigación del esturión que desde hace años realiza el discreto chef Diego Gallegos con la empresa Caviar de Riofrío,  canalizando ese trabajo a través de la depuradísima cocina de su restaurante Sollo, en Benalmadena pueblo. Audaz nos parece el proyecto, con solo diez comensales por noche y entrañable el jovencísimo cocinero, que de origen brasileño se expresa en un estupendo español con dejes malagueños. Enamorado de Andalucía y luego de descubrir la ancestral costumbre de la matanza, se animó a extrapolar ese mundo del cerdo al mundo del esturión y, a partir de un arduo trabajo de investigación, “ingeniárselas” para sacar adelante una morcilla de esturión sin precedentes, que no sabe a esturión precisamente, que descoloca a sus clientes pero les pone los ojos en blanco……. Es su ya famosa morsollo, que se sirve a modo de aperitivo. Como ha dicho en alguna ocasión Diego: “si no eres vampiro cómo sabes a que sabe la sangre de esturión”.

Y si pensamos que de un esturión de tamaño medio se sacan solo 100 ml. de sangre…

Y si vemos que a partir de esa morcilla de esturión (morsollo) elabora una trufa “embadurnada” de polvo de negrísimas trompetas      d e     l a      m u e r t e …..………quizás queramos ser un poquito vampiros……..

 

 

MYRIAM GARRIDO

RECUERDOS, MAS RECUERDOS………

Unamuno

La exposición EL ROSTRO DE LAS LETRAS. Escritores y fotógrafos en España desde el Romanticismo a la Generación de 1914, que se puede visitar en la Sala Alcalá 31 de la capital hasta el 11 de enero de 2015,  es de esas exposiciones de las que sales en amigable charla con tu acompañante o acompañantes a la visita, sobre todo si ya tenemos una cierta edad.

 

Aquellas imágenes fotográficas de nuestros libros de literatura, retratos ya desvaídos y lejanos de nuestros grandes escritores de la época, que convivieron ya con la fotografía, aquellas caras que nos hacen identificar inmediatamente a Machado, Valle-Inclán, Unamuno o Pardo Bazán, entre otros, salían de las cámaras de grandes profesionales, algunos ya olvidados o no suficientemente recordados. Esta exposición palía ese parcial olvido  y es justo y plausible el reconocimiento que se les tributa, poniendo en valor el trabajo que realizaban de  “mirar” con los ojos de un objetivo la vida y la personalidad de los otros, en este caso intelectuales coetáneos.

 

La exposición se organiza en cinco secciones diferentes y, en cada una de ellas, se incluyen citas y frases de los autores más representativos de la época. Los cinco apartados son: «Los escenarios de la cultura», que recoge distintas imágenes panorámicas de Madrid reproducidas en gran formato; «Los primeros retratos fotográficos», con las primeras imágenes conocidas de los literatos españoles; «El ojo de la historia», protagonizado por reporteros gráficos, grandes retratistas, los miembros de la generación del 98 y los escritores de la emergente generación del 14; «Los fotógrafos», dedicado exclusivamente a estos profesionales y a sus recordadas galerías de retrato, y, por último, «Los ambientes literarios», en donde se reunirán fotografías de cafés y otros lugares de reunión de los literatos.

 

La muestra tiene mil lecturas, mil formas de verla y “exprimirla”, pues es profundamente didáctica incluso para niños acompañados de adultos, que no sin cierta melancolía digamos “escolar” quieran transmitir a sus hijos los conocimientos repentinamente traídos de la memoria ante la visión de la exposición. No nos hará falta mirar la cartela correspondiente para en décimas de segundo identificar la larguísima barba de Valle-Inclán, la aristocrática y casi siempre negra figura de Pardo-Bazán,  el rostro triste de Machado, la boina que permanentemente cubría la cabeza de Baroja o los enormes bigotes de Perez-Galdós.

 

De esas múltiples lecturas o formas de ver la exposición, completísima, casi en exceso, dos de ellas quisiera traer aquí, entrelazadas seguramente con mis propios recuerdos.

 

Una de esas lecturas, carente de importancia seguramente, era la indumentaria de aquellos hombres, siempre con traje, hasta en su vida doméstica. Mis abuelos, aunque de orígenes bien distintos, siempre usaron traje. Costumbre excesivamente perdida hoy en día o relegada al mundo profesional, pero que mantienen nuestros abuelos actuales si sabéis mirar por la calle.

 

Y otra de esas lecturas, aún menos importante pero que a mí me llama poderosamente la atención es aquella forma que tenían nuestro intelectuales,  hoy no perdida pero sí transformada (y esto sería objeto de otros dos artículos por lo menos) de “dilatar” las horas en largas tertulias de café, incómodamente sentados a menudo unos junto a otros pero siempre ante un vaso de café (que no taza, al menos en las fotos visualizadas) y una copa de agua, siempre la garrafa en el centro de la mesa y a veces vino. Por supuesto la exposición esta repleta de otras mil curiosidades ( por ejemplo ver aquellas voluminosas cámaras de la época que en nada se asemejan a los actuales),  que os invito a descubrir. Y entre ellas el estupendo audiovisual, con las voces recreadas por estupendos actores y auténticas de  la época de aquellos escritores que escribieron de una u otra manera la historia de España.

 

 cuando llegue el día del último viaje,

y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,

me encontraréis a bordo ligero de equipaje,

casi desnudo, como los hijos de la mar”

 

ANTONIO MACHADO

 

Ese mar nocturno con el que acaba el audiovisual…

 

 

 

Myriam Garrido

 

SOBRE LA DIVERTIDISIMA FALSEDAD DE LAS “NOTAS DE COCINA” DE LEONARDO DA VINCI

LEONARDO DA VINCIConsta ya ampliamente publicado, quizá el primero en mencionarlo en España fue el crítico gastronómico José Carlos Capel, que el libro Notas de cocina de Leonardo Da Vinci es una recreación, en una ficción de un supuesto códice, el Codex Romanoff, supuestamente atribuido a Leonardo y supuestamente depositado en el museo del Hermitage, que en realidad nadie ha visto y probablemente nunca ha existido.

El libro Notas de cocina es una obra escrita en 1987 por los historiadores ingleses  Shelagh y Jonathan Routh, con la única intención de entretener. De hecho, se presentó a la prensa en Londres el día de los inocentes (1 de abril).

No cabe duda de que Da Vinci fue el más grande inventor de la historia de la humanidad y era un gran aficionado a la cocina, pero todo en este libro es un mero juego para divertir y los autores ¡LO CONSIGUEN!.

Si no nos creemos los maravillosos inventos, que en la práctica no traían más que disgustos, si no nos creemos los divinos consejos sobre refinamiento en la mesa, que aún hoy  deberían tenerse en cuenta por algunos,  si no nos creemos las innumerables “novedades” aportadas a la cocina por Leonardo, tenemos ante nosotros uno de los libros más amenos y desternillantes que se pueden encontrar en las librerías.

Un libro para leer en una tarde, repleto de “barbaridades” culinarias, artilugios imposibles, ocurrencias hilarantes e historias rocambolescas.

No sabremos finalmente si Leonardo inventó la servilleta o el tenedor (probablemente no) si odiaba o amaba la polenta (plato nacional en la italia de la época) si imaginó banquetes imposibles o si conocía los venenos, pero a cambio tenemos un  libro de tono brillantemente humorístico y lleno de curiosidades (falsas o no, eso ya no importa).

Recetas como la sopa de caballo, los huevos rotos (sí, sí, huevos rotos, pero con miel), el  pavo real asado (y vuelto a recomponer con sus plumas incluidas, lo que tres siglos después fue habitual en algunas opulentas mesas europeas),  el pastel de abeja (que no era de abejas si no de ancas de rana, pero tenía forma de abeja) o diversas recetas con animales hoy afortunadamente descartados de las cocinas ( como el leon marino, las grullas y las cigueñas o el puerco espín). Recetas que hoy nos podrían los pelos de punta y nos provocarían el rechazo más absoluto, cuando no arcadas.

Por cierto, tampoco iba “Leo” tan desencaminado en ocasiones, pues hoy las crestas de gallo, la anguila o los caracoles, siguen siendo considerados “delicatessen” por los gourmets.  No en vano ahora el último grito es  el caviar de caracol……… ¿qué habría dicho el Sr. Da Vinci de este producto, de haber dicho algo en aquella época?

¿Y qué decir de sus máquinas imposibles? A  menudo de un tamaño desproporcionado para su destino final, con más inconvenientes que ventajas, su ingenio no tenía límites y creaba sin parar nuevos artilugios, que  muy probablemente horrorizaran a sus coetáneos si realmente se llegaron a fabricar. Como vulgarmente se dice “costaría más el collar que el perro”, pues cómo entender si no un cascanueces  movido por animales o un cortador de spaguetti gigantesco. Por no hablar de la famosa máquina de cortar berros que cuando fue probada en mitad del campo mató a varios hombres porque se le fue de las manos. Eso sí, luego la máquina sirvió para combatir a las tropas francesas ¿?

Si a esto le unimos los descabellados consejos de Leonardo en la mesa, como la manera correcta de sentar a un asesino a la mesa, o a un enano o al que tiene la peste, o cómo evitar que los invitados se limpien las manos en el pelo de conejos atados a las sillas (la famosa servilleta de Leonardo)…….. tenemos un libro fascinante.

Si estas y otras historias son verídicas o no, carece de relevancia. A pasarlo bien

Por cierto, Leonardo era vegetariano y gran amante de los animales……….

 

Myriam Garrido

ALGUNOS MOMENTOS MEMORABLES EN EL FESTIVAL FILM&COOK

plano general film&cook (salgo yo)Ayer finalizó  en Madrid el festival Film& Cook. Han sido cuatro jornadas llenas de buen cine, buenos documentales y buenas ponencias. Algunos de los mejores chefs del país nos deleitaron con show cooking exquisitos,  imaginativos, llenos de nuevas ideas, sin prisa, conversando con los asistentes, dejando momentos muy especiales.

Nos encantaron frases como las de:

MARIO SANDOVAL: “la mayor red social no es Facebook, ni Twiter, es la gastronomía”

 (¡qué gran verdad!)

RAMON FREIXA: “un poco de locura, un poco de cordura, es lo que soy yo”

(encantador Ramon)

PACO RONCERO: “una gamba de Denia en Denia no es lo mismo que una gamba de Denia comida con tu jefe en Madrid

(lo que hace la compañía….)

DAVID MUÑOZ: “la cocina de Diverxo no es amable, es cada vez más porno y más radical”

 

(bendito sea el radicalismo, si es  con David Muñoz)

RODRIGO DE LA CALLE: “la guarnición es la carne y el pescado…..”

(maravillosos sus cromáticos y botánicos platos……..)

 

Este festival ha resultado la unión perfecta de los 5 sentidos, les deseamos mucho éxito en su próxima convocatoria en Barcelona.

Pero seguiremos hablando………

MYRIAM GARRIDO

 

FILM & COOK: Festival de Cine y Gastronomía

Film-Cook-2013-cartelDesde este blog os invitamos a descubrir y participar en este Festival de Cine y Gastronomía lleno de buenas ideas para los aficionados al cine y la gastronomía.  Promete ser un acontecimiento cultural único, que ya podemos disfrutar en Madrid. La programación abarca infinidad de proyecciones y otras actividades, con la presencia de primeras figuras del mundo de la cocina, en un afan divulgativo sin precedentes que aúna dos de las artes que más influyen en nuestra vida cotidiana: la cocina y el cine.
Sin duda…….¡EL JUEGO DE LOS SENTIDOS PERFECTO!
“Film & Cook es un festival de cine gastronómico que pretende convertirse en cita ineludible para todos los amantes del cine y la gastronomía. Alegando a los cinco sentidos y a la sensibilidad cada vez más extendida del público hacia todo lo que tiene que ver con el arte culinario y audiovisual, Film & Cook ha nacido para consolidarse como evento de referencia cultural a nivel nacional.El objetivo de Film & Cook es descubrir, trabajar y experimentar la relación entre dos de los conceptos y artes que rodean nuestra vida: el cine y la gastronomía. Para ello incluye en su programación el pase de documentales, largometrajes y cortos de temática gastronómica con el maridaje de las proyecciones de la mano de importantes figuras del mundo culinario. El cruce de ambas experiencias es capaz de transportar a lugares insospechados con la ayuda de la creatividad, la ilusión, el arte y la buena cocina de todos los colaboradores. Además Film & Cook también pretende ofrecer una experiencia enriquecedora para el público invitándolo a participar en charlas, coloquios, talleres o degustaciones de diferentes productos. Y es que Film & Cook muestra pero también interactúa y su intención es conseguir que los asistentes disfruten, aprendan y se sientan involucrados.
Innovando y extendiendo sus redes año tras año, Film & Cook pretende instaurarse en las agendas de todo gourmet del cine y la gastronomía. El festival tiene unos claros objetivos como son el congregar en un mismo evento a grandes chefs, mostrar proyecciones de temática gastronómica venidas de todos los rincones del mundo, generar actividades en torno al universo culinario y acercar los secretos de las mejores cocinas al público de la mano de los protagonistas de este arte.Al igual que las ideas que van mutando, creciendo y transformándose, así ha sido la trayectoria de este festival joven pero ya referente en su sector. Film & Cook ha ido generando cada año un archivo de recuerdos mágicos, sabrosos e irrepetibles y pretende seguir trabajando para sumar grandes momentos año tras año a este festival de los sentidos. 
En su tercera edición, Film & Cook se desarrollará por primera vez en dos ciudades, Madrid y Barcelona. De esta manera el festival pretende llegar a un mayor número de público y para ello hará viajar su programación a ambas sedes. Cineteca Madrid en el multidisciplinar centro de creación contemporánea Matadero Madrid se envolverá de cocina y celuloide dos fines de semana. El primero será los días 9 y 10 de noviembre dando así el pistoletazo de salida a Film & Cook y completará su programación el 16 y 17 de noviembre. En Barcelona el festival tendrá lugar en pleno centro de la ciudad, la sala Aribau Club, lugar que se convertirá en epicentro de los gourmets del arte y la gastronomía durante cuatro días del 21 al 24 de noviembre.Otra novedad que presenta esta tercera edición es la inclusión de una sección competitiva. Film & Cook seleccionará de entre todas las proyecciones que participen en este apartado el mejor cortometraje y mejor largometraje (documental o ficción). La expectación se mantendrá hasta la última jornada del festival en la sede madrileña, lugar donde se darán a conocer los nombres de los galardonados. La entrega de premios será en Barcelona en la jornada de clausura de Film & Cook. Además, también se premiará la mejor experiencia gastronómica del año. Los triunfadores de esta edición son el Celler de Can Roca y Franc Aleu por El Somni y recogerán su galardón el 17 de noviembre en Madrid.Si ahondamos en la programación de Film & Cook 2013, nos encontramos con los nombres de las principales figuras del panorama gastronómico nacional. Albert Adrià, Quique Dacosta, Ramón Freixa, Angel León, Andoni Luis Aduriz y David Muñoz entre otros, formarán parte de la sección Cooks en la que presentarán sus propias cintas gastronómicas o maridarán una de las proyecciones del festival.

En la sección competitiva, Films, se darán cita las producciones cinematográficas internacionales más representativas del momento. Por otro lado, en su afán de innovación, Film & Cook ha creado una nueva sección dentro de la cual se podrá asistir al sorprendente maridaje entre el cine clásico y la mixología moderna. De la mano de cuatro de los mejores bartenders del país, Diego Cabrera, Alberto Pizarro, Sergio Padilla y Héctor Henche, Schweppes ha diseñado cuatro cócteles únicos inspirados en los cuatro films clásicos que se proyectarán al final de cada jornada: Casablanca, La Quimera del Oro, 2001: Una odisea en el espacio y Como agua para chocolate.
Hacer de Film & Cook una experiencia participativa para los asistentes es uno de los objetivos de este festival. Por ello, durante las jornadas del mismo el público, con su entrada, podrá saborear degustaciones gratuitas, probar de la mano de Schweppes los cócteles más míticos del cine como el inspirado en Shirley Temple, el Vodka Tonic de Lost in Traslation, el Orange Whip de los Blues Brothers, el Whisky Sour de The Seven Year Itch, el Tim Collins que Robert De Niro bebía en Los Padres de Ella o el gin tonic favorito de James Bond en el film Dr. No. También habrá oportunidad de disfrutar de la
cerveza Damm, saborear las galletas orgánicas de Paul & Pippa, asistir a variadas catas y demostraciones culinarias así como charlas y mesas redondas relacionadas con el mundo culinario y muchas más sorpresas para los sentidos.Por otro lado, Film & Cook cuenta también con un perfil social y colabora con “Cocina Conciencia”, un proyecto de Fundación Raíces que promueve la incorporación laboral y social de jóvenes, españoles e inmigrantes, sin referentes adultos y en situación de vulnerabilidad en el sector de la restauración mediante la creación de vínculos humanos entre ellos y los cocineros. Chefs de la talla de Andoni Luis Aduriz, Paco Pérez, Quique Dacosta o Ramón Freixa ya colaboran con esta iniciativa, que de momento da trabajo a una treintena de jóvenes.
El objetivo de Film & Cook es descubrir, trabajar y experimentar la relación entre dos de los conceptos y artes que rodean nuestra vida: el cine y la gastronomía. El cruce de ambas experiencias es capaz de transportar a lugares insospechados con la ayuda de la creatividad, la ilusión, el arte y la buena cocina de todos los colaboradores”.
http://www.filmandcook.com/edicion-2013.html
www.filmandcook.com
www.facebook.com/filmandcook
www.twiter.com/filmandcook
http://instagram.com/filmandcook

EL CENTRO CULTURAL COREANO EN ESPAÑA

CUADRO DE LOURDES

“El Centro Cultural Coreano de Madrid, está ubicado a tan sólo 3 minutos de la plaza de Colón, en el paseo de la Castellana. Nuestro Centro representa y promueve la cultura tradicional coreana, como el arte, la música y la cinematografía.

Impartimos cursos de Hangul y talleres en los que todo el mundo puede participar y adentrarse en nuestra cultura. Nuestro objetivo es conseguir que mucha gente tenga a su alcance el material y la información para que conozcan los encantos de la cultura coreana. Pretendemos que Corea sea para muchos un país cercano y agradable a través de eventos culturales, artísticos, gastronómicos y deportivos.”

Esta es la carta de presentación de este magnífico espacio expositivo y divulgativo de dos plantas, que incluye una magnífica biblioteca sobre la cultura coreana.

Entre las múltiples actividades culturales que promueve destacan las exposiciones, las proyecciones de cine y los cursos de cocina coreana.

“Corea tiene una excelente cultura culinaria que se ha desarrollado durante miles de años. Las formas de cocinar han evolucionado usando una amplia selección de ingredientes, gracias a la variedad climática dada por las estaciones y la proximidad de la península al mar. La cocina coreana combina de forma armónica los diversos ingredientes obtenidos de las diferentes regiones y estaciones a lo largo del año”.

Periódicamente organizan talleres mensuales de cocina regional coreana, donde pueden aprenderse los platos más conocidos de las distintas provincias. Es una ocasión perfecta para descubrir una de las cocinas consideradas más interesantes por los expertos. La cocina coreana o “hansik” si bien tiene algunas similitudes con la china o japonesa difiere bastante en cuanto a ingredientes, texturas y sabores. Uno de los platos más conocidos es el kimchi, que tiene como ingrediente principal la col china fermentada,pero también  el kochujang (pasta de chile rojo) es imprescindible y el jang (pasta de soja fermentada). Esta última está siendo utilizada y reconocida por su versatilidad por los grandes chefs, sobre todo a partir de su presentación en el congreso de Madrid Fusion con ocasión de ser Corea el pais invitado.

Pero como decíamos las actividades culturales son amplias y diversas, y teniendo por motivo este Centro la contribución de la cultura coreana y la promoción de los intercambios culturales entre Corea y España y así, por ejemplo, en estos días podemos disfrutar de la exposición Hibrid, el mundo conectado: le  monde connecté. 

Se trata de una exposición colectiva de artistas coreanos residentes en Francia y artistas en España. El objetivo de la muestra es ampliar y estrechar los lazos entre los artistas y amantes del arte de Francia, Corea y España. Los artistas participantes coreanos son Sungho Park, Harin Tak, Séri y los artistas de España la escultora Yolanda Blanco, el fotógrafo MarKus Schroll y la pintora Maria Lourdes Castro Cerón, esta última con un interesante trabajo donde recrea atmósferas fluviales de las provincias de Hunnan y Hangzhoy, en Extremo Oriente, de delicado trazo y maravillosamente evocadoras.

El Centro Cultural Coreano en España está en el Paseo de la Castellana 15, Madrid.

wwww.centroculturalcoreano.com

 

MYRIAM GARRIDO 

 

 

GIÀ LA MENSA È PREPARATA………

don_giovanni_montevideo_curro_carreres_009

 

Escena final del Don Giovanni según la dirección escénica de Curro Carreres

 

“Già la mensa è preparata” (Ya está preparada la mesa)

 

 

Con estas palabras Don Giovanni anuncia el comienzo de la cena en la escena final, donde el protagonista se deleita con suculentos manjares (vino, faisán, etc.) antes de enfrentarse a su fatal destino. Don Giovanni o Don Juan, de la ópera homónima de W.A. Mozart con libreto de Lorenzo Da Ponte, representa la libertad, el libertinaje, el hedonismo, el hombre que prefiere morir en el infierno antes que arrepentirse de sus pecados. El seductor caballero realiza a lo largo de la ópera diferentes alusiones a la comida: como cuando le explica a su criado que no puede dejar de conquistar mujeres porque “son más necesarias que el pan que como” o cuando se sirve de la invitación al banquete para seducir a Zerlina, otro de los personajes femeninos, ofreciendo “chocolate, sorbetes, pasta, jamón”. Además, deja sentenciado su final al invitar a cenar a la estatua del Comendador.

 

Muchas son las óperas donde la gastronomía tiene una presencia más o menos importante y no vamos a enumerarlas aquí.Lo que me interesa de esta relación entre gastronomía y ópera se haya en los aspectos comunes que las hacen más cercanas entre si de lo que “a priori” pudiéramos pensar. Por un lado, ambas necesitan un escenario, un lugar donde ser representadas frente a un público que las va a disfrutar, ya sea en un teatro en el caso de la ópera, o en un salón en el caso de la cocina. Esta necesidad de un espacio físico viene motivada por su propia naturaleza, como afirma Alberto Osácar Ibarrola “ambas son recreaciones efímeras, se acaban en cada sesión, en cada representación, en cada comida” que tienen como objetivo “la consecución de un placer, de un deleite traducido en momentos de satisfacción también efímeros”, momentos que también anhela y busca incansablemente nuestro anti-héroe, Don Giovanni, en su continuo afán conquistador impulsado por su insaciable apetito sexual y sensual.

 

Hablando de lugares comunes entre estas dos artes, recientemente, loshermanos Roca han sorprendido al mundo de la gastronomía apostando por una creación multisensorial,El somni (El sueño, ópera gastronómica) en su restaurante el Celler de Can Roca. Su idea consiste en poner en juego los cinco sentidos en un espacio rodeado de pantallas, sonidos y olores. La gastronomía se une a la música, la poesía y la pintura para crear una experiencia sensorial. Esta original propuesta representa un buen ejemplo de la necesidad de reinventar los espacios y circunstancias del placer estético que sorprendan a un público acostumbrado a los rituales culturales y ávido de nuevas experiencias.

 

Es habitual contemplar sobre los escenarios escenas de comidas, banquetes, celebraciones donde se come y bebe de una manera fingida, teatral o cantada. ¿Por qué no completar este viaje de ida y vuelta, y llevar la ópera al escenario culinario, al salón, para que sea este género musical un ingrediente más de una velada y no al contrario?

 

¿Quién no desearía disfrutar conjuntamente en la intimidad del salón de su casa de una bellísima aria de ópera junto a un delicioso plato? Placer gastronómico y placer musical unidos en una nueva manera de asistir a un espectáculo de sabores y sonidos.

 

Estamos seguros de que pronto surgirán más ideas y propuestas como las de los hermanos Roca, nuevas maneras de ofrecer un espectáculo culinario y musical donde los placeres olfativo, gustativo, auditivo y visual se unan en perfecta armonía.¿Qué les parece la idea,….preparamos la mesa?

 

 

 

Francisco Pérez-Sánchez

Pianista

Profesor de Repertorio Vocal en la Escuela Superior de Canto de Madrid

Recientemente ha colaborado como maestro repetidor en la producción del Don Giovanni de Mozart en el Auditorio-Teatro de Roquetas de Mar el pasado 28 de Junio en versión del director de escena Curro Carreres.

www.franciscoperezsanchez.com

 

PELUCHES, NEUMÁTICOS Y CINTAS DE VÍDEO

imagen Bernard Pras¿ No es el arte una manera sofisticada de reciclar basura? Caravaggio y Velázquez retratan lo que su época consideraba deshechos humanos (vagabundos, lisiados, deformes) para transformarlos en santos y dioses, dignificándolos. Y sin la ironía implícita del gesto, el retratista de corte limpia reputaciones dudosas y pasados oscuros dotando de pompa y circunstancia al poderoso. Unas veces, los nobles mármoles del Partenón acaban convertidos en cal. Y otras, los cañones capturados al enemigo se transforman en leones de bronce que rugen inmóviles custodiando un parlamento.

Somos basura y el volumen y la composición de aquello que desechamos nos define. La sociedad consumista ha desarrollado un discurso esquizofrénico sobre la basura. Primero la genera de manera irracional y después debe destruirla, ocultarla, desplazarla, transformarla o reciclarla. El arte, que es también la historia de sus materiales, hace uso de la materia en descomposición y el residuo a través de lo que se conoce como trash art.  Es decir, arte de la basura, con la basura y, dependiendo del resultado, para la basura.

Uno de los artistas que experimenta con el uso de productos recuperados en vertederos y desguaces es el francés Bernard Pras (1952). En sus obras reproduce grandes obras del arte universal (Mantegna, Delacroix, Picasso, Warhol), o imágenes que se han convertido en iconos del siglo XX como los retratos fotográficos de Einstein y El Che Guervara o fotogramas de Psicosis o Casablanca. Sus materiales de trabajo, innobles y destinados al vertedero, pueden ser trapos, osos de peluche, neumáticos, plásticos o envoltorios de chocolatinas. Mediante un meticuloso proceso de ensamblaje aparecen a primera vista como una acumulación caótica de detritus que adquieren todo su sentido y provocan la sorpresa del espectador en un determinado punto de vista. El collage en tres dimensiones se alía con la anamorfosis barroca para que mediante osos de peluche multicolor se nos aparezca Jack Nicholson en El Resplandor o la Blancanieves de Disney. En otras ocasiones de una acumulación de alpargatas surge un genuino Van Gogh y de un revoltijo de viejas fundas de colchón El origen del mundo de Corot. Pero puestos a ironizar y mandar simultáneamente a la merde la historia y el retrato ampuloso me quedo con la cascada de rollo de papel higiénico con los que reproduce la capa de armiño del retrato de Luis XVI.

(Para una visión panorámica de su obra puede consultarse su web:www.bernardpras.fr)

P.D. En el número de esta semana de S. Moda de El País se publica un reportaje de dos páginas dedicado al trash art. Desde el más conocido, el brasileño Viz Muniz a artistas como el británico Nick Gentry y sus mosaicos hechos a base de cd y antiguos disquetes o el español Pablo Gallo que hace uso de su cabello como material artístico para sus retratos.

FÉLIX FUENTES

 

Félix Fuentes es experto en mercado del arte contemporáneo y colaborador habitual en este blog.

No cabe duda de que el sentido de la vista adquiere en este tipo de artistas y en este tipo de composiciones un significado amplio, entre otras razones por que el encuentro,  “con la belleza”,  en su caso, solo se produce desde y en una perspectiva peculiar y concreta, tanto física como mentalmente.