PEQUEÑA MARÍA, RESTAURANTE TRANSVERSAL: LAS CABAÑAS

     En el restaurante las Cabañas la pequeña María es grande, grande por su mirada, grande por su encanto, grande por su elegancia, grande por su buen hacer, grande por su sonrisa, la pequeña María es sencillamente MUY GRANDE.

Su restaurante: transversal. Transversal en sentido amplio, en el más amplio sentido posible. El restaurante de  gente anónima donde periodistas, políticos, monarcas y personalidades varias sucumben ante Maria (Doña), la grande y ante su cocina, su gran cocina, su cocina señorial y noble, más que castellana, mucho más.  Pero el restaurante de gente anónima ante todo, de mucha gente anónima, de la provincia, de la comarca, del país.

Y transversalidad culinaria, de cochinillo y foie, de mollejas lechales y cocochas, de manitas y atún rojo, de sardinas marinadas y bogavante. La pequeña María delega en sus hijos Gerardo y Vicente pero mantiene su inmensa ternura para el comensal, anónimo o no, siempre la misma ternura para todos. Y constante. La pequeña (María) es la clave y sus hijos la conclusión.

Clave y conclusiones que deberían ser objeto de ejemplo y estudio de la buena gestión de un restaurante. En el mundo de las redes sociales y el marketing, de la constante fidelización para mantenerse, de la competencia feroz y el cliente voluble, ellos tres dieron con la tecla. Señorío en la sala y en el plato, nobleza en el corazón y en la culinaria, castellanidad en las formas y en el fondo, bien entendida.

Alejados de modas y circuitos practican una cocina sentimental, porque provocan sentimiento en el paladar y en el corazón, deleite gustativo y distensión ambiental entre su público, que practica el saludo colectivo (y transversal nuevamente), la invitación alegre al vecino y la conversación sin disputas. Mozas domingueras “que no quieren lunes”, señoras “arregladas” y no tanto, abuelos del campo, hidalgos y señoritos de provincia, diletantes algunos, divertidos otros pocos y contadores de historias con frecuencia, se encuentran, viven y pasan el tiempo, en el restaurante Las Cabañas de Peñaranda de Bracamonte.

MYRIAM GARRIDO, cabañera con pasión

http://www.lascabanas.es/

Calle del Carmen, 14, 37300 Peñaranda de Bracamonte, Salamanca

Tfno:  923 54 02 03